Photo (Left) Heidi Pettyjohn, EIT accessibility coordinator and (Right) Dave Rathbun, instructional technologist and Blackboard Certified Trainer at University of Cincinnati

Unir a las personas: el secreto del éxito de la accesibilidad en la Universidad de Cincinnati

SHARE THIS POST

Este artículo fue publicado originalmente el 06/21/2018 en E-Learn Magazine. Lea la versión en inglés aquí

“Start Small (Empiece poco a poco),” dice un anuncio del sitio web de la Red de Accesibilidad de la Universidad de Cincinnati. Al hacer clic en el anuncio, se abre una nueva página que ofrece instrucciones detalladas sobre cómo los profesores y el personal pueden configurar sus archivos electrónicos, contenido del curso digital, sitios web, software y aplicaciones para que sean accesibles. “Probablemente se pregunte por dónde debe empezar. Nosotros le recomendamos empezar con la técnica del uso de encabezados, aprendiendo a incorporarlos en todos sus recursos de aprendizaje. Este es el primer paso con miras a elaborar contenidos para una amplia gama de estilos de aprendizaje”, se afirma en la presentación de la página.

La Universidad de Cincinnati, fundada en 1819, está comprometida con brindar a sus estudiantes una experiencia electrónica accesible que respalde su éxito. En el sitio web de la Red de Accesibilidad todo es fácil de encontrar y con tan sólo algunos clics: orientaciones, listas de verificación, consejos, mejores prácticas y la política de accesibilidad de la universidad.  Asimismo, Blackboard Learn pone a disposición de profesores y miembros del personal un curso introductorio sobre accesibilidad en línea.

“Ahora mismo estamos recibiendo a una maravillosa generación de estudiantes en nuestra universidad. Son activistas, alzan sus voces y conocen sus derechos. Los campus deben tener en cuenta que los alumnos dejarán en claro sus expectativas y que deben prepararse para cumplirlas. Esto es un aspecto esencial de nuestros valores, especialmente como una institución pública”, subraya Heidi Pettyjohn, EIT Accessibility Coordinator de la Universidad de Cincinnati.

Un enfoque novedoso sobre la accesibilidad

El enfoque actual de la UC sobre accesibilidad comenzó a implementarse hace unos dos años. Según Pettyjohn, este puede definirse en tres palabras: proactivo, integrado y responsable.

“Hemos creado 18 cargos a tiempo completo en cuatro oficinas de nuestra universidad: TIC, Comunicaciones universitarias, Asuntos académicos y Asuntos estudiantiles. Creamos esos cargos tratando de integrar la accesibilidad a las tareas cotidianas de las oficinas, en lugar de verla como algo que sólo unos pocos debían hacer o sólo en circunstancias especiales. Con esto, hemos podido incorporar la accesibilidad a nuestros procesos y procedimientos”, explica Pettyjohn. Un ejemplo de esto es el Departamento Central de Compras de la universidad, que ha entendido la necesidad de aprender sobre accesibilidad y fue capaz de incorporarla a los procesos de compra existentes y necesarios.

El ecosistema Blackboard Learn de la UC, llamado Canopy, fue actualizado con el lanzamiento de algunas nuevas funciones para ayudar a crear experiencias más interactivas y participativas para los estudiantes. Para lograr ese objetivo, la universidad invitó a instructores y diseñadores interesados en convertirse rápidamente en usuarios y en ayudar a construir un ambiente digital de aprendizaje centrado en el estudiante desde el inicio.

Red de accesibilidad

Dave Rathbun, Instructional Technologist de la UC, explica que para ese entonces había algunos miembros del personal y del profesorado que ya trabajaban en materia de accesibilidad y Diseño Universal para el Aprendizaje en sus universidades y programas. La evolución terminó en el desarrollo de una red de soporte en toda la institución y en la incorporación de profesores muy influyentes, lo cual ha tenido un gran impacto en sus colegas.

“Reunimos a todos aquellos que apoyaban estos proyectos en el campus, desde el departamento de Compras hasta el de TIC, con profesores y personal que interactuaban con estudiantes a diario, y los pusimos a trabajar juntos en un grupo donde compartíamos información y mejores prácticas, además de reflexionar sobre los retos que enfrentábamos”, explica Rathbun.

De acuerdo con Rathbun, este enfoque “horizontal y vertical”, que cuenta con el respaldo y el entusiasmo de los profesores y el personal, junto con los encargados de tomar decisiones, ha sido la clave del éxito de la iniciativa. “Trabajamos activamente para crear conciencia y luego poner en marcha los planes. Hay mucha gente maravillosa trabajando arduamente. La Red de Accesibilidad nos ha conectado a todos, y juntos podemos lograr cambios profundos y poderosos a nivel institucional”, afirma.

Estos cambios a nivel institucional pueden ser difíciles de implementar en una universidad tan grande como la UC, con más de 44.000 estudiantes. Para Pettyjohn, la comunicación, la coordinación y acordar prioridades son retos significativos. “Otro gran reto, y me parece que es un reto universal, es cuán abrumadora puede llegar a ser la accesibilidad la primera vez que nos enfrentamos a ella”, añade. La forma que encontraron para ayudar a la gente a unirse a este gran cambio cultural fue dividir la accesibilidad en partes para hacerla más manejable (recuerde la estrategia de empezar poco a poco).

Rathbun explica que la Red de Accesibilidad, en asociación con los Administradores del Sistema LMS de la UC, realizó una revisión detallada de la accesibilidad de los contenidos de los cursos e identificó las 12 herramientas más usadas con base en información obtenida por el Acumulador de Actividad de Blackboard. “Una vez establecido el punto de referencia, el equipo pudo identificar y atender las preocupaciones más significativas y dar seguimiento al progreso de las mejoras en materia de accesibilidad dentro del LMS”, afirma Rathbun.

La Red también desarrolló de forma colaborativa un curso de formación personalizado en Blackboard llamado “Accesibilidad en línea: una introducción”, que se enfocaba ampliamente en la concienciación y que inicialmente fue habilitado para más de 7.000 miembros del profesorado y el personal que publica contenido dentro del LMS o en la presencia web de la universidad. “En la segunda versión del curso incorporamos algunos cambios: pasamos de la concienciación al empoderamiento y dotamos al personal y a los profesores con conocimiento y con los recursos necesarios para crear contenido accesible desde el inicio”, aclara Rathbun. El curso actualizado fue puesto a disposición de unos 12.000 usuarios y ha gozado del respaldo de los patrocinantes de la Red de Accesibilidad.

Implementación de Blackboard Ally

La UC lanzó el piloto de Blackboard Ally durante el semestre que inició en marzo del 2018, en el cual participaron 25 profesores y diseñadores instruccionales. “Este semestre piloto obtuvo un éxito arrollador. Al comparar cursos del semestre de marzo del 2017 con los del 2018, encontramos mejoras evidentes, con un incremento general del 20% en los niveles de accesibilidad en todos los cursos”, afirma Rathbun.

Megan Wuebker, UC’s Lead Accessibility Instructional Designer, coordinó la capacitación entre Blackboard, los profesores y los diseñadores instruccionales. Asimismo, se reunió con los participantes del programa piloto a lo largo del semestre para obtener retroalimentación sobre la herramienta. “En general, nuestros profesores se mostraron muy complacidos con la herramienta. El mayor beneficio que nos reportó Blackboard Ally es que, en el proceso de corrección de los documentos existentes, los profesores informaron que realmente aprendieron suficiente sobre accesibilidad como para comenzar a crear nuevos documentos accesibles para los cursos”, agrega Pettyjohn.

Apoyo a profesores

Con el fin de ayudar a los profesores y estudiantes a hacer uso de todos los recursos provistos por la universidad, se han ofrecido diferentes mecanismos de soporte. “Los especialistas en tecnología y los diseñadores del Centro para la Excelencia del Aprendizaje en línea, en colaboración con el Centro para la Mejora de la Enseñanza y el Aprendizaje, se asocian regularmente con los instructores de todas nuestras universidades para ofrecer soporte y guía. Un ejemplo de esa asociación son los Días de Consulta Abierta, eventos de desarrollo profesional que brindan a los profesores la oportunidad de recibir asesoría sobre recursos tecnológicos, accesibilidad de cursos y estrategias para mejorar la enseñanza y el aprendizaje según se requiera en un momento dado. Estas consultas personales ayudan a los profesores a garantizar que sus materiales sean sólidos desde el punto de vista pedagógico y atractivos para los estudiantes de todos los tipos y necesidades de aprendizaje. Esta asociación ahora es clave para apoyar a los profesores en una institución tan grande como esta, con tantas disciplinas y escuelas”, afirma Rathbun.

Para Pettyjohn, el elemento que marca la diferencia es hacer que la gente se interese lo suficiente como para dedicar tiempo a esta tarea. “Tratamos de hacerle entender a la gente que todo se reduce al éxito de los estudiantes, que un estudiante con una discapacidad sólo desea poder sentarse y trabajar con sus compañeros. No es una expectativa irracional, y le recordamos a la gente que nuestra principal obligación es enseñar y aprender. La gente debe recordar que los estudiantes con discapacidad y la tecnología de asistencia al estudiante no son el problema. El verdadero problema son las barreras que hemos creado y que debemos derribar para ayudar a nuestros alumnos a alcanzar el éxito”, destaca. “Tenemos un gran respaldo de nuestros profesores, personal y administradores en el campus, pues enmarcamos nuestra labor con ello en mente”.

Según Pettyjohn, cuando hablamos de la experiencia inclusiva de los estudiantes, una de las tareas de los profesores es responder a los requerimientos de los estudiantes con necesidades especiales. “Nuestra Oficina de Recursos de Accesibilidad incorporó personal adicional a través de nuestra Red de financiamiento, y ahora son nuestra principal estrategia para asegurar que los estudiantes tengan acceso al contenido del curso si declaran tener necesidades especiales”, explica.

Otra tarea de los profesores que se hace cada vez más importante es aprender a crear su contenido lo más accesible posible desde el principio. Esto puede lograrse, por ejemplo, aplicando los principios del Diseño Universal para el Aprendizaje (UDL) al contenido del curso.

“Algunas veces esto elimina la necesidad de hacer adaptaciones, pero la mayoría de las veces crea una asociación entre los profesores y nuestra Oficina de Recursos de Accesibilidad para garantizar que cuando un alumno con discapacidad encuentre una barrera, podamos encontrar una solución y que finalmente, y esto es el ideal, no tropiecen con ninguna barrera”, afirma Pettyjohn.

Es importante recordar que muchos estudiantes no declaran dichas necesidades especiales, en algunos casos porque no saben que deben hacerlo y, en otros, debido a que tienen trastornos como dislexia o déficit de atención/síndrome de hiperactividad (ADHD) que quizás no hayan sido diagnosticados aún. “Yo era uno de esos estudiantes, hace muchos años, que no declaraban con una necesidad especial a pesar de tener una discapacidad cognitiva desde que asistía a la escuela primaria. También soy un veterano del ejército con toda clase de necesidades relacionadas con mi servicio. Nunca se me ocurrió decirle eso a nadie”, asevera Rathbun. Asimismo, señala que el diseño de los cursos de la UC en el pasado pudo haber creado obstáculos para los estudiantes.

Sin embargo, la universidad aceptó el reto de cambiar esto. “Nuestros profesores — al menos los que he conocido — muestran gran pasión por compartir su conocimiento con los estudiantes. Si podemos dar a los instructores las herramientas para hacerlo de forma tal que funcione para todos, creo que seremos una mejor institución y tendremos una mejor sociedad”, concluye Rathbun.

Algunos consejos de la Universidad de Cincinnati

Empiece poco a poco: Implementar un plan de accesibilidad constituye un gran esfuerzo que puede ser abrumador. Por ello, es mejor dividir su estrategia en partes más pequeñas y manejables.

Construya una red: Reúna a gente que crea en el proyecto y se muestre entusiasta.

“Nada para nosotros sin nosotros”: Los estudiantes con discapacidad deben ser parte del proceso.

Compartir la excelencia

En 2018, la Universidad de Cincinnati recibió el premio Blackboard Catalyst 2018 a la Educación inclusiva. El premio reconoce y rinde honores a la innovación y la excelencia en la comunidad global Blackboard.

Heidi Pettyjohn y Dave Rathbun han compartido su experiencia sobre accesibilidad en múltiples presentaciones, incluyendo sesiones en BB World y en el Día Mundial de la Concienciación sobre Accesibilidad.

¿Por qué la accesibilidad debe ser una prioridad estratégica para las instituciones?

“La accesibilidad puede considerarse tanto una prioridad como un rumbo estratégico hacia otras prioridades. Ofrecer un ambiente universitario accesible es un deber para nosotros y un derecho de nuestros estudiantes, profesores, personal, potenciales estudiantes, invitados y visitantes. La accesibilidad también mejora la experiencia estudiantil; de hecho, puede ser una estrategia clave para incrementar la equidad y la inclusión dentro del campus y promover el compromiso de los estudiantes con la institución. Por tanto, pienso que la accesibilidad es un valor agregado de la institución, ya que constituye no sólo un medio para alcanzar otros fines sino un fin en sí mismo”.

Heidi Pettyjohn, EIT Accessibility Coordinator de la Universidad de Cincinnati

“La educación inclusiva mejora los resultados de aprendizaje de todos los estudiantes, no sólo de aquellos con discapacidades. Un ejemplo de esto son los subtítulos, que benefician a todos los alumnos al incrementar la atención, el vocabulario y la comprensión. De ese modo, se obtiene una mejor experiencia educativa, independientemente de las capacidades de cada quien. Atender las necesidades especiales de los estudiantes es nuestra responsabilidad legal, y es lo correcto. Al hacerlo, satisfacemos las necesidades de todos los estudiantes”.

Dave Rathbun, Instructional Technologist de la Universidad de Cincinnati