Photo (Left) Alicia Vallero, Senior Teaching Fellow, Faculty of Society and Design and (Right) Dr. Beata Webb, Assistant Professor, TESOL Programs Coordinator, Discipline Leader: Humanities, Faculty of Society and Design at Bond University

La Bond University redefine la experiencia educativa ‘cara a cara’

SHARE THIS POST

Este artículo fue publicado originalmente el 04/25/2018 en E-Learn Magazine. Lea la versión en inglés aquí

Cuando la Dra. Beata Webb y Alicia Vallero se unieron en 2013 al equipo encargado de crear el programa del Máster en línea sobre la Enseñanza del Inglés para Hablantes de otros Idiomas (TESOL) de la Bond University, se enfrentaron con preocupaciones tanto personales como provenientes de la comunidad educativa acerca de la eficacia del aprendizaje en línea. Si bien el equipo tenía amplia experiencia en la configuración de programas para TESOL y en aprendizaje semipresencial, este, era prácticamente novato en materia de educación en línea. De allí la gran sorpresa que se llevaron, fue que esa experiencia cambió completamente su concepción sobre la educación y la enseñanza, y les imprimió un nuevo aliento. Gracias al respaldo de Blackboard Collaborate, la dupla se embarcó en una aventura que sirvió para redefinirlas como profesionales y trasformó sus expectativas sobre el futuro de la educación.

Redefinición de conceptos tradicionales sobre educación

Hace cuatro años, la Dra. Beata Webb, Assistant Professor and TESOL Programs Coordinator de Bond University, ubicada en Gold Coast Australia, y Alicia Vallero, Senior Teaching Fellow in the Faculty of Society and Design de esa misma universidad, iniciaron su viaje hacia el mundo del aprendizaje en línea y rápidamente entendieron que era necesario redefinir algunos conceptos tradicionales en materia de educación.

“Nos adentramos en el mundo de la educación en línea asumiendo que esa experiencia no era tan eficaz como la enseñanza y el aprendizaje presencial. Siempre habíamos escuchado de muchos expertos e instituciones que ofrecían educación en línea, que ese tipo de aprendizaje no permitía la interacción humana o que limitaba las oportunidades de intercambiar cara a cara con los profesores y otros estudiantes”, señaló Alicia.

Su primera experiencia de enseñanza en línea fue desafiante, pero muy positiva. “Nos dimos cuenta de que hay muchas ideas erróneas sobre las clases dictadas en línea y que tienen que ver principalmente con los antiguos métodos de enseñanza online y de educación a distancia”, afirmó Beata. Sin embargo, ambas profesoras coinciden en que fue difícil describir y explicar a sus colegas su experiencia positiva, pues muchos de esos conceptos ya no significan lo mismo que antes.

Por ejemplo, ¿qué significa ‘presencial’? En el sentido tradicional, la educación presencial generalmente se entiende como un proceso de enseñanza y aprendizaje que tiene lugar en un campus. No obstante, hoy todos los estudiantes pueden reunirse en línea para recibir clases, chatear, verse a través de la cámara web e interactuar, todo esto, gracias a la plataforma en línea Blackboard Collaborate instalada en la Bond University.  Así, podría decirse que ese ambiente cumple con todos los requisitos del adjetivo ‘presencial’, por lo que Alicia y Beata propusieron que el concepto de educación presencial se extendiera a ambos modos de impartir clases.

Otra expresión con la que han lidiado es “en el campus”. Cuando se piensa en ‘estudiantes en el campus’, normalmente uno se imagina un salón lleno de estudiantes en algún lugar del campus. “Sin embargo, si se dice ‘en el campus’, esto puede significar que los estudiantes están en el campus, pero de forma virtual”, señaló Alicia. Y Beata agregó: “de hecho, ahora tengo un estudiante en línea que sigue el curso cada miércoles al lado de mi oficina, ¿la razón? hay buena conexión a Internet, es un lugar tranquilo y sus hijos no corren a su alrededor. Por ello, la diferencia entre estudiantes ‘en el campus’ y ‘en línea’ también perdió su significado original: los estudiantes ‘en línea’ frecuentemente realizan sus trabajos en algún lugar dentro del campus”.  De allí que Beata y Alicia sintieran que la única forma adecuada de referirse a lo que se entiende tradicionalmente como educación presencial es a través de la expresión ‘entre cuatro paredes’. “Es la única expresión con la que nos sentimos cómodas, porque cuando se dice ‘en el campus’, esto puede referirse a estar en el campus tanto de forma física como virtual”, afirmó Alicia.

Cuando de la noción tradicional de interacción humana en la educación se trata, ambas profesoras creen que es un mito afirmar que la educación en línea no ofrece un gran nivel de interacción. Incluso se atreven a asegurar que las clases en línea pueden ofrecer un mayor nivel de conexión e interacción entre las personas que las clases ‘entre cuatro paredes’.

“Hemos descubierto que una clase en línea impartida en la plataforma Blackboard Collaborate puede brindar un mayor nivel de interacción humana. Nuestros estudiantes interactúan ‘cara a cara’ con los profesores y entre ellos. Además, pueden compartir en la sesión de Blackboard Collaborate en formas que resultan imposibles cuando están en un aula de clases física”, aseveró Alicia.

“Cuando se dice ‘en línea’, la gente piensa normalmente en ‘aislamiento’. En nuestros cursos en línea, los estudiantes establecen relaciones sólidas que se mantienen una vez culminado el periodo lectivo”apuntó Beata. De hecho, sus estudiantes frecuentemente buscan encontrarse con sus instructores fuera del aula de clases, en el mundo real, debido a los firmes lazos que se tejen a través de sus interacciones durante la experiencia educativa en línea.

La pedagogía lo es todo

Uno de los objetivos estratégicos de la Bond University es ofrecer seminarios de alta calidad y tutoriales interactivos en pequeños grupos. “Creo que uno de nuestros mayores logros es que hemos podido trabajar en pro de esa meta en la enseñanza en línea”afirmó Beata. Las profesoras concuerdan en que, independientemente del tipo de medio que se use, entre cuatro paredes o en línea, la pedagogía lo es todo.

“Mucha gente atribuye a la enseñanza y al aprendizaje en línea el estigma de que ‘no es tan buena como la presencial, afirmaron ambas profesoras. “Sin embargo, largos años de experiencia docente nos han mostrado que la dicotomía ‘buena-mala enseñanza’ no puede extrapolarse a la dicotomía ‘en línea-presencial’. Esto debe remplazarse con la dicotomía ‘buena y mala pedagogía’, sin importar el medio de enseñanza. Es posible tener una mala clase en línea y entre cuatro paredes, o una gran clase en ambas”.

“Todo depende del ambiente en que se trabaja. Ambos modos de enseñanza requieren diferentes herramientas para conseguir los objetivos en educación. Las plataformas virtuales actuales como Blackboard Collaborate nos permiten interactuar, colaborar, establecer comunidades sociales, todo ‘cara a cara’, igual que en las clases entre cuatro paredes; solo que las herramientas usadas en cada caso varían”, confesaron las profesoras.

Retos del aprendizaje en línea

Cuando se habla de los retos del aprendizaje en línea, Beata y Alicia recuerdan la importancia de una buena formación de los profesores. “Por una parte, la educación tradicional de los profesores incluye teorías de enseñanza y aprendizaje y sus aplicaciones en el aula de clases. Por otra parte, los profesores en línea deben recibir formación en el uso de tecnologías y sobre cómo enseñar en un ambiente virtual”, subrayaron Alicia y Beata. “Al principio fue muy difícil porque debimos aprender las habilidades propias de las tecnologías de la información y la comunicación y de resolución de problemas en Blackboard. Yo soy lingüista, pero mis estudiantes en todo el mundo asumían que podía ayudarlos con sus problemas con las TIC”, afirmó Beata. “No puedes hacerlo tú mismo, necesitas la ayuda de un equipo que incluye personal de respaldo en TIC y de Blackboard. Somos afortunados de contar con grandes colegas en el equipo. Sin su colaboración, nunca habríamos sido capaces de crear el programa del que hoy nos enorgullecemos tanto”, concluyó Beata.

Resultados

Beata y Alicia aún se asombran con el poder de la educación en línea y las herramientas disponibles. “Aún nos impresiona el concepto de aulas virtuales, tales como Blackboard Collaborate, pues ofrecen mucho más que lo que jamás imaginamos”.

Para los estudiantes, el aprendizaje en línea no solo ofrece la flexibilidad que requieren, sino que también brinda un nivel de personalización que permite disfrutar las sesiones del curso. El uso de Blackboard Collaborate no solo permite impartir el contenido del programa, sino que también apoya el establecimiento de comunidades de aprendizaje dinámico. En el siguiente enlace se encuentran comentarios de estudiantes del Máster en TESOL.

 

Photos by: AFP – Patrick Hamilton