Photo Kristin Bestler is Director of Student Services at Obridge Academy

El “toque personal” de Obridge Academy aumenta el éxito de los estudiantes

SHARE THIS POST

Este artículo fue publicado originalmente el 11 de Sep. de 2018 en E-Learn Magazine. Lea la versión en inglés aquí

Obridge Academy, es una escuela primaria y virtual ubicada en Hicksville, Nueva York, que atrae a muchos estudiantes no tradicionales, incluyendo aquellos con discapacidades cognitivas diagnosticadas y necesidades especiales en materia de infraestructura. Gracias a su iniciativa de usar la tecnología para llegar a estudiantes que necesitan instrucción diferenciada y servicios de apoyo en el ambiente virtual, la institución se hizo acreedora del premio Blackboard Catalyst for Student Success 2018.

La Obridge Academy es una pequeña escuela privada donde los estudiantes que se enfrentaron a diferentes problemas en los establecimientos educativos tradicionales ahora pueden unirse a un programa AdvancEd, acreditado para obtener su diploma y avanzar a su propio ritmo. Algunos de los estudiantes de Obridge han sido diagnosticados con diversos trastornos y han enfrentado acoso escolar u otros factores de estrés importantes, mientras que otros luchan con la depresión, la ansiedad social y los transtornos anímicos.

“Vemos a cada estudiante como una persona que tiene derecho a aprender a su propio ritmo, con la guía de profesores y del personal de apoyo cuando así lo requiera”, afirma Kristin Bestler, directora de servicios estudiantiles de la Obridge Academy.

Según Bestler, el programa de Obridge se adapta mejor a estudiantes que disfrutan y tienen éxito trabajando de forma independiente, y es ideal para quienes piensan que el ritmo de la escuela tradicional es demasiado rápido o demasiado lento.

En la actualidad, la escuela tiene aproximadamente 30 estudiantes con una variedad de diferencias de aprendizaje debidamente diagnosticadas y documentadas. “Dado a que nuestros servicios para personas con alguna discapacidad aún son muy nuevos, esperamos poder llegar a muchos más estudiantes en los próximos años”, afirma la directora.

Gracias a una reciente iniciativa llamada ‘estación de adaptación’ (Accommodation Station), los estudiantes de Obridge están progresando y esto se ve reflejado en los índices de inscripción y permanencia que van en aumento. “El éxito de los estudiantes es muy importante para nosotros. Independientemente de si un estudiante asiste a Obridge durante toda la secundaria, solo un año o incluso solo un curso, hacemos nuestro mayor esfuerzo por brindarle los servicios de apoyo que él o ella necesiten para alcanzar sus metas”, asegura Bestler.

La estación de adaptación, un apoyo para todos los estudiantes

Aunque la escuela atrae a muchos estudiantes con algún tipo de discapacidad, pronto descubrimos que la permanencia de esta población estudiantil podía ser un reto y era necesario incrementar nuestro apoyo. A pesar de la estructura adaptada al ritmo individual y a la conveniente plataforma en línea, muchos estudiantes mostraron indicios de necesitar apoyo adicional. Los cursos de Obridge siempre han sido diseñados para ser más accesibles e inclusivos. En efecto, ofrecen subtítulos, contenido de texto en letras más grandes y coloridas y diferentes medios de comunicación integrados en la mayoría de sus módulos.

Sin embargo, aún faltaba algo. El “toque personal” que les faltaba a algunos estudiantes en sus comunidades era algo que buscaban también en el ambiente en línea. Y así fue cómo surgió la estación de adaptación: un “curso” de Blackboard Learn diseñado para estudiantes que han comunicado tener una discapacidad y necesitan servicios de apoyo.

La estación de adaptación brinda a los estudiantes acceso a las planillas de solicitud para las Adaptaciones de Pruebas Virtuales, asesoría académica y sesiones de consejería, así como servicios de tutoría junto con información sobre fuentes externas que puedan beneficiarlos. La estación cuenta además con una Junta de Discusión que permite a los estudiantes comunicarse con el personal de apoyo y entre sí. Un estudiante destacado facilita a que otros estudiantes compartan y muestren sus historias de éxito.

“El objetivo de la estación de adaptación es contribuir al éxito de los estudiantes, el cual es el resultado de una poderosa combinación de acceso facilitado, conexión a la escuela y personal de apoyo, así como de un grupo de apoyo entre pares”, afirma Bestler.

“Nuestro componente más popular hasta ahora es la asesoría académica, sesiones personales programadas durante las cuales el personal de apoyo discute con cada estudiante o sus padres un plan académico para aprobar sus cursos y mejorar sus calificaciones”, agrega la directora. Otra solución de Blackboard que la institución utiliza para apoyar a sus estudiantes es la herramienta de conferencias en la red: Blackboard Collaborate. “Blackboard Collaborate tiene una fuerte influencia en nuestro objetivo de apoyar a los estudiantes. Los estudiantes deben sentirse cómodos para poder pedir ayuda, y la mayoría de los estudiantes se sienten así cuando conectan un nombre con una cara; es por eso que establecer sesiones virtuales con los estudiantes es tan importante para nuestra labor”, afirma Bestler.

Incentivando el éxito de los estudiantes

Bestler está convencida de que las mejores prácticas de la escuela para incentivar el éxito de los estudiantes incluyen la capacidad de ver a cada estudiante como una persona única y el uso de enfoques personalizados para cada uno de ellos. “Nuestro personal de apoyo está acostumbrado a brindar ayuda a diferentes tipos de estudiantes con una variedad de necesidades. Cada vez que identificamos una necesidad que no ha sido tratada en nuestra población estudiantil, hacemos nuestro mayor esfuerzo por brindarles nuevos servicios. De verdad queremos que cada estudiante sea exitoso y consiga sus metas académicas”, explica Bestler, y agrega que la dedicación del personal por apoyar a cada estudiante es significativa.

De acuerdo con Bestler, “los estudiantes que aprovechan la oportunidad de acceder a los servicios escolares se benefician de las experiencias al adquirir un sentido de conexión, que generalmente es difícil de alcanzar a través del aprendizaje en línea”.

El compromiso familiar también es crucial para el éxito de los estudiantes. Muchas familias revelan que sus hijos tienen alguna tipo de discapacidad al principio del proceso de inscripción y desean asegurarse de que asistan a una escuela que atienda mejor sus necesidades. “Si nuestra escuela se adapta a ellos, nos aseguramos de mantenerlos informados del progreso de sus hijos y de recordarles que los estudiantes deben hacer uso de las adaptaciones especiales para ellos”, explica Bestler. La escuela también invita a los padres y a otros miembros de la familia a asistir a las sesiones de asesoría, de manera que todos estén en sintonía.

Formando aprendices de por vida

A medida que los estudiantes avanzan en los cursos de la escuela, tienen la oportunidad de discutir sus metas a futuro. La institución ofrece materias electivas que se alinean con sus áreas de interés y a menudo les muestran cualquier oportunidad externa que los ayude a alcanzar sus aspiraciones. “Evaluamos las necesidades de los alumnos y les ofrecemos los recursos adecuados. Por ejemplo, los estudiantes que desean cursar una carrera en educación superior reciben asesoría para encontrar universidades y programas adaptados a sus necesidades a través del curso de Preparación para Carreras Universitarias. Siempre les explicamos a nuestros alumnos la importancia de convertirse en aprendices de por vida y de formular preguntas continuas para mejorar sus destrezas y conocimientos”, concluye Bestler.


Lo que dicen los estudiantes y sus padres

“Este es el tercer intento de mi hijo en la escuela. Nunca lo he visto más cómodo y feliz haciendo sus tareas”. – Madre de un estudiante de 7mo grado con autismo.

“Me gustaría fundar un club LGBTQ. ¿Cómo puedo hacerlo en Blackboard?”– Un estudiante de 11vo grado con ansiedad social que se siente lo suficientemente cómodo usando el ambiente virtual para fundar un club.

“Nunca supe que esto existía. Ahora puedo hacer todas mis tareas sin dolores de cabeza.  ¡Muchas gracias!” Una estudiante de 10mo grado con deuteranopía, que además padece de migraña mientras hace sus tareas. Ella, ha mejorado significativamente con los lentes anti-reflejo que le recomendó la escuela.

Photos by: AFP – Scott A. Miller