Se habla mucho en la industria sobre el Aprendizaje Invertido (Flipped Learning) y algunas de las sesiones más conocidas de nuestros eventos alrededor del mundo hacen hincapié en esta metodología educativa.  El sistema de Aprendizaje Invertido se creó originalmente en el año 2000 y su objetivo consiste en ofrecer a los estudiantes un enfoque con mayor nivel de interactividad respecto a sus estudios: un sistema educativo más coherente con una generación que se desarrolló de la mano de la tecnología y que busca impresionar en un mercado laboral cada vez más exigente.  El estudio enfocado en los estudiantes es fundamental para nuestros valores en Blackboard, por lo cual, no debería sorprender que nos estemos convirtiendo rápidamente en la fuente a la cual recurrir para obtener asesoría en relación con este enfoque y, así, brindar ayuda a instituciones como la Universidad MEF en Estambul a concretar su visión mediante el uso del Aprendizaje Invertido en su programa de estudios.

Ahora bien, ¿qué es el Aprendizaje Invertido y de qué manera puede beneficiar a los estudiantes, el personal y a los futuros empleadores?  En pocas palabras, se invierte el método tradicional que consiste en que los estudiantes incorporen información en la clase y, luego, hagan tareas y revisión en sus casas. Los estudiantes participan en actividades establecidas por los docentes a modo de preparación para la clase. Luego, estudiantes y docentes se reúnen para dedicar tiempo a investigar, debatir y explorar.  El docente puede usar su imaginación y conocimientos para elaborar actividades con el objetivo de organizar el aprendizaje de los estudiantes.  Esto puede incluir ver videos en línea, participar en foros en línea o investigar sobre un tema: todo aquello a lo que el estudiante pueda acceder desde un dispositivo, en cualquier momento.  En lugar de dictar la clase, el profesor se convierte en asesor, ofreciendo apoyo y aportando comentarios.   La capacidad adicional de poder conectarse a foros de estudiantes antes de una clase les permite a los docentes evaluar qué conceptos comprenden los alumnos y cuáles deben perfeccionarse, a los que deberá dedicarse tiempo de lección.

Por este motivo, Blackboard resultó ser la opción ideal para ayudar a la Universidad MEF a lograr su objetivo de convertirse en el primer y único programa de preparación del idioma inglés en Turquía y la primera institución de educación superior del mundo en implementar el Aprendizaje Invertido en todos sus cursos universitarios. El primer año académico (2014-15) era clave para la facultad y, por tanto, necesitaban encontrar un sistema seguro y confiable. Asimismo, debían contar con un sistema en las instalaciones con el cual pudieran registrar y dar seguimiento de los resultados del aprendizaje, con una interfaz fácil de usar, tanto para estudiantes como para profesores.

La American University of Sharjah, en los Emiratos Árabes Unidos, La Universidad Edge Hill, en el Reino Unido, y La Universidad de Edinburgh son otros ejemplos de educación superior que ofrecen programas de desarrollo académico por medio de un modelo de Aprendizaje Invertido. Al implementar la práctica recomendada de aprendizaje invertido en la clase, muchos consideran que este enfoque les permite a los participantes analizar temas juntos de un modo que no sería posible con la enseñanza tradicional.

Por lo tanto, ¿cuánto tiempo pasará hasta que el Aprendizaje Invertido se convierta en el aprendizaje estándar en todos los módulos de educación superior?  Este tipo de programa también presenta sus desafíos. Se trata de un enfoque totalmente distinto y, para que sea exitoso, tanto estudiantes como profesores deben implementarlo. No se trata de un modelo único, apto para todos, ya que los estudiantes avanzan a su propio ritmo individual. Por ejemplo, es probable que algunos se esfuercen por administrar su aprendizaje con su propia carga de trabajo y los profesores deberán motivarlos e innovar de manera permanente para que no decaiga el entusiasmo por aprender de la clase.

No obstante, los beneficios son increíbles.  Los estudiantes se sienten comprometidos y con las facultades necesarias en sus estudios, y pueden hacer frente a temas abstractos y complejos con éxito a partir de este enfoque.  No puede ignorarse la prueba del valor que posee la innovación de este tipo de educación.  En su carácter de institución que adoptó plenamente el Aprendizaje invertido, MEF obtuvo el tercer puesto de entre setenta y dos universidades participantes en Turquía por el nivel de cumplimiento de los estudiantes y se ubica en el diez por ciento superior en lo que respecta a calidad de los estudiantes. La visión final del instituto consiste en “educar líderes globales innovadores y empresariales que se ocupen de delinear los próximos 100 años”. El objetivo de Blackboard consiste en seguir ofreciendo respaldo y alimentando esta visión a nivel mundial, de manera tal que el Aprendizaje Invertido pueda cumplir siempre su promesa de ser una experiencia de aprendizaje enriquecedora e interesante.

Related Posts

Share This Article

Twitter Facebook LinkedIn Pinterest Email